Saltar al contenido
Foro Iguanas

Iguana Delicatíssima o del Caribe

Imagen de cabecera de la iguana del caribe

La Iguana del Caribe también conocida como “iguana delicatissima”, fue descubierta por el naturalista austríaco Josephus Laurente en el año 1769. Pertenece al orden de los escamosos y a la familia Igunidae.  

Dónde vive la iguana delicatissima

Su hábitat natural son las zonas que están a nivel del mar y en terrenos que no superan los 1000 metros de altitud. Las iguanas del caribe más jóvenes viven en arbustos y árboles bajos, preferiblemente de que tengan follaje espeso que las proteja y les permita permanecer ocultas. En su estado adulto habitan en árboles más grandes y elevados. Son habitantes comunes de los cactus y la planta Bellísima o Antigonon leptopus, que le ofrecen un refugio adecuado.

La mayor población de iguanas del caribe se encuentra distribuida en diversas islas del Mar Caribe, como San Martín, Guadalupe, Martinica, Dominica, San Bartolomé y otras pequeñas islas.

Cómo es la iguana delicatissima

Entre las características de la iguana el caribe o delicatissima, podemos destacar su tamaño y que es una especie dismórfica, es decir, el macho es de mayor tamaño y mucho más pesado que la hembra. Se han observado iguanas del caribe con diferente longitud, las más pequeñas con una longitud de unos 25 cm  hasta algunos ejemplares que alcanzan 40 cm, sin tomar en consideración el tamaño de su cola. El tamaño de este tipo de iguanas es de acuerdo al lugar en que habiten.

En cuanto a su peso,  los machos pueden oscilar entre los 750 gramos y  llegar  a los 3,5  o 4 kg, mientras que las hembras de la especie, pueden alcanzar en peso máximo de unos 3 kg si se encuentran embarazadas.

Un rasgo resaltante de la Iguana delicatissima es que en su cabeza se aprecian escamas de un tono blanquecino. En su papada, pueden apreciarse seis espinas gulares muy afiladas y de forma alargada, más evidentes en los machos de la especie. El sentido más desarrollado de la especie es la visión y el menos agudo es el oído.

Diferencias entre machos y hembras: cómo distinguirlas

Uno de los elementos característicos de la Iguana delicatissima que permite distinguir a las hembras de machos se encuentra en la zona base de su cola. En las hembras esta área es totalmente plana, mientras que en los machos se aprecian dos protuberancias que corresponden al órgano reproductor, también conocidas como hemipenes, que no está presente obviamente en las hembras de la especie.

La característica más distintiva entre hembras y machos es la cresta dorsal la cual es mucho más prominente, posee poros femorales mucho más notorios, por los que secretan feromonas . 

Además de las diferencias de peso entre los machos y hembras de la especie, otra manera de determinar fácilmente cuál es su género, es el color. En las hembras prevalece el color verde casi toda su vida, solo cambiando a un tono gris cuando llegan a la madurez, sin embargo, en el macho, a medida que crece el color se torna gris oscuro.

Las hembras jóvenes de la iguana del caribe, poseen un color verde esmeralda muy atractivo, que se torna marrón en el extremo de la cola. Su hermoso color verde, se oscurece a medida que crecen en toda su extensión

Las crías de esta especie se transforman a medida que crecen, particularmente la zona de la papada, la mandíbula y el hocico que se tornan de un color blanquecino. Los machos presentan poros femorales bien marcados por unas manchas de color blanco muy notorias entre sus patas posteriores. Tanto en las crías macho como las hembras puede apreciarse una coloración en sus mejillas de color rosa, aunque es una característica más resaltante en los machos, principalmente en su época reproductiva.

Si bien suele confundirse a la iguana del caribe con la iguana verde, tienen diferencias. La más notoria es que la placa subtimpánica es más grande en las del caribe, además de ser muy vistosa y que se ubican cercana a sus mandíbulas.

También pueden diferenciarse por los anillos de color oscuro que son característicos de la iguana verde, pero no en las del Caribe.

Herbívoras por excelencia

A pesar del aspecto poco amigable y quizás un poco prehistórico, las iguanas del caribe son herbívoras y su alimentación está constituida por flores, frutas y hojas. Es una especie que se adapta a la perfección a los cambios en las estaciones, alimentándose de hojas en estaciones secas y en temporada húmeda incluyendo frutos en su dieta. Sin embargo, se ha observado a los machos de la especie, como carnívoros oportunistas, es decir que, si consiguen algo de carne,  y no implica riesgos para ellos, la consumen.

Es de destacar que la iguana del caribe es muy selectiva con los productos que consume, prefiriendo las hojas frescas, los brotes de flores y las frutas maduras. Las más jóvenes prefieren las hojas de la Annona squamosa o anón, así como sus frutos.

Una particularidad de la especie es que los alimentos no son masticados, sino deglutidos, para lo cual utilizan su lengua que impulsa los alimentos hacia el esófago, donde procesan y degradan los nutrientes para que puedan asimilarlos fácilmente.

Reproducción

La madurez sexual de las iguanas del caribe la alcanzan entre los 2 a los 3 años de edad, sin embargo, a esa edad no es muy posible que se reproduzcan, debido a que son incapaces de defender su territorio y de dominar a las hembras. El sistema de jerarquía de las iguanas esta relacionado con el color de sus escamas, los machos que presentan escamas de coloración gris más intenso, son los dominantes y los que tiene más probabilidades de aparearse.

La fecundación se realiza en el interior de la hembra y a través de la copulación con el macho. Se ha observado que tienen rituales de cortejo y apareamiento, como otros animales. Son ovíparos y las hembras son capaces de poner unos 20 a 30 huevos, con un peso aproximado de 20 gramos. Se estima que su periodo de incubación es de unos 90 a 95 días. Pasado el periodo de incubación, las iguanas eclosionan como iguanas de tamaño pequeño, quienes son totalmente independientes, no requiriendo cuidado parental.

Las épocas de reproducción son entre febrero y marzo y luego entre agosto y septiembre, particularmente las que viven en zonas áridas. Las hembras son las encargadas de excavar sus nidos en suelos arcillosos o en la arena, que no estén expuestos a la luz solar de manera continua y que posean un buen drenaje.  Se conoce que los túneles donde resguardan los huevos, alcanzan hasta los 2 metros de profundidad para despistar a los depredadores.

Lamentablemente la tasa de mortalidad de la iguana delicatissima es muy elevada, principalmente por culpa del hombre y sus acciones, lo que repercute directamente en la recuperación de la especie.

Se han intentado criar iguanas del caribe en cautiverio, pero solo en dos oportunidades se ha tenido éxito ya que los huevos han resultado ser totalmente estériles. 

Debido a la elevada tasa de mortalidad y lo infructuoso de la reproducción en cautiverio, diversos organismos de protección silvestre, realizan estudios que permitan la recuperación de la especie, así como programas de concientización que eviten la extinción total de las iguanas del caribe.

Su función en la fecundación de plantas

La dispersión de semillas que realizan las iguanas del caribe, es fundamental para una gran cantidad de plantas como por ejemplo la llamada manzanilla de la muerte, cuyo nombre científico es Hippomane mancilla, ya que esta depende de las iguanas para la distribución de sus semillas. La razón es que esta planta es muy tóxica y otros animales no intervienen porque sus niveles de toxicidad.

Curiosidades de las iguanas del caribe

Una de las características que es muy curiosa y particular de las iguanas del caribe es su capacidad cambiar de color,  lo que les permite camuflarse a la perfección y mimetizarse con su entorno. Los machos, durante la época de apareamiento, cambian el color de su piel a un particular tono anaranjado

Son reptiles muy longevos que pueden alcanzar los 20 años, son de sangre fría y necesitan vivir en zonas cálidas, cercanos a fuentes de agua, preferiblemente donde encuentren árboles. Son animales solitarios, tranquilos y asustadizos, pero pueden ser muy agresivos si se sienten amenazados o cuando están en celo. 

El ritual del cortejo es de gran importancia para las iguanas del Caribe. Puede apreciarse que los machos expanden la papada y mueven la cabeza y la cola para atraer a la hembra. En épocas de apareamiento es común ver a un macho dominante rodeado de varias hembras.

Especie en peligro de extinción

Se estima que la población de las iguanas del caribe no supera 26.000  reptiles a nivel mundial. Es una especie en peligro de extinción y catalogada como en “peligro crítico” si permanece en estado silvestre, de acuerdo a informes de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN).  Es oriunda de las Antillas Menores, en el corazón del Caribe, pero puede encontrarse en áreas desérticas, en bosques secos y manglares, así como también en algunas zonas de la selva tropical.  

Los aspectos que amenazan a la iguana del caribe de desaparecer son el desmesurado crecimiento urbano y turístico, que limita su hábitat, las tormentas tropicales, así como el ataque de depredadores como el perro doméstico o la boa constrictor,  y los arrollamientos de vehículos en las zonas en que habitualmente viven. 

A pesar que la caza de esta especie está prohibida y es sancionada severamente con multas que superan los 5000 dólares, es un factor determinante en la disminución de la población.