Saltar al contenido
Foro Iguanas

Iguana de Casco

Corytophanes cristatus

Una de las iguanas más extrañas es la iguana de casco, conocida también como turipache o por su nombre científico Corytophanes cristatus.

¿De dónde viene la iguana de casco?

Pertenece a la familia Corytophanidae y al género Corytophanes . Son muchos los nombres con los que esta iguana es conocida, en algunos países los llaman camaleón de casco, cutute de hacienda, turipache cabeza lisa, perro zompopo o cutete de montaña.

Se conocen dos especies de este género, denominadas Corytophanes pericarinatus y Corytophanes hernandesii, sin embargo, las diferencias en sus cascos son evidentes.

Características 

Su cuerpo es alargado y cuenta con una cola muy larga y delgada. La cresta nace en su cabeza, es prominente y se extiende hasta su cuello, siendo esta característica lo que da origen a su nombre de iguana de casco o iguana de yelmo. 

Corytophanes cristatus

Existe un dimorfismo sexual que puede apreciarse en el tamaño del casco, una cabeza mucho más voluminosa y la base de su cola es mucho más ancha y prominente. En los machos, la longitud del hocico a la cloaca es de unos 120 cm sin embargo con la cola, alcanzan una longitud total que llega a superar los 36 cm, mientras que las hembras son más grandes en tamaño y tienen una coloración más tenue. En ambos casos, la cola representa un gran porcentaje de su longitud, estimándose en 65% al 72% de la totalidad.

Las iguanas turapiches, al igual que otras especies, como la iguana Chuckwalla norteña, cambia de color dependiendo de su estado de ánimo. Los tonos de su piel varían desde el color café o marrón al verde olivo, con manchas o bandas de una tonalidad más oscura.

Son llamados animales de sangre fría y no es en vano, ya que su temperatura corporal no supera los 26º. Su expectativa de vida promedio es de 7 años, sin embargo, se conocen casos de iguanas de casco que han llegado a vivir más de 13 años.

Hábitat

Las iguanas de casco habitan en bosques húmedos tanto en el trópico como en el subtrópico, en las selvas lluviosas, entre troncos y arbustos. Se les encuentra desde México, pasando por Centroamérica y se extienden hasta Colombia (noreste). Suelen vivir en las bajas selvas y en zonas medias y se encuentran desde el nivel del mar hasta una altura no superior a los 1640 metros.

Son animales arbóreos, por lo que toda su vida la realizan en los árboles.  Usualmente se aferran a las ramas de manera vertical y posan la cabeza extendida hacia arriba por muchas horas. Solo bajan de sus árboles para buscar comida. En el piso,  como sus congéneres los basiliscos, con frecuencia adquieren la posición erecta y caminan en dos patas.

Alimentación

Su dieta se basa en insectos y artrópodos, sin embargo, se conoce que su alimentación no es regular gracias a que los alimentos que ingieren en una presa, son suficientes para satisfacer sus necesidades durante todo el día.

Suelen incluir en sus dietas grillos, lombrices, gusanos de seda, cucarachas, gusanos de seda, langostas, saltamontes y tenebrios.

Reproducción

Si bien no se conoce exactamente a que edad alcanzan su madurez sexual, se estima que se produce entre el año y el año y medio

Corytophanes cristatus

Son reptiles ovíparos y pueden poner entre 4 a 11 huevos por vez, en temporada de lluvia, desde el mes de noviembre y hasta el mes de mayo. Su periodo de incubación es variable, estimándose que puede ser de 60 a 155 días, es decir entre en función de la temperatura de su hábitat. 

Las crías al nacer son diminutas, miden entre 57 a 75 mm y su longitud hocico-cloaca no supera los 30 mm.

Hábitos

Suelen ser animales tranquilos y, ante una amenaza de un depredador, en primer lugar, intentan cambiar su color para pasar por desapercibidos.  En segundo lugar, adoptan una postura rígida con el mismo fin, pero si la amenaza es evidente y no funcionaron sus tácticas anteriores, sacude su cabeza repetidamente de arriba hacia abajo. 

También suele abrir la boca e hinchar su papada para asustar a sus depredadores, y si nada le funciona, ataca y muerde sin clemencia. Se conoce que la mordedura de estos animales es muy intensa y causa mucho dolor. En algunos casos, si considera que no tiene posibilidades ante su agresor, es capaz de correr en dos patas.

Sus hábitos son diurnos y podría decirse que son de buen temperamento, aunque territoriales, y no es una buena idea juntar dos machos de la especie en un mismo lugar. Frente a los humanos, se paralizan de manera inmediata.

Pueden tenerse en cautiverio, sin embargo, es necesario que las condiciones sean las óptimas ya que deben considerarse que tienen requerimientos especiales en cuanto a temperatura y humedad.

La iguana de casco como mascota

Son muchas las personas tienen predilección por estas iguanas y las adoptan como mascotas. Sin embargo, si decides adoptar a una de estas iguanas necesitarás un terrario bastante amplio, ya que los lugares pequeños le producen estrés y podría morir. Es posible que convivan un macho y dos hembras, pero nunca dos machos en un mismo espacio.

Si solo tienes un animal de la especie, con un terrario de 80x45x90 cm será suficiente, pero si decides adoptar a una pareja, el terrario debe tener como mínimo 100x45x120  cm.

Debes considerar que los terrarios para iguanas deben contar con una ventilación adecuada, siendo recomendable que al menos una o dos de sus paredes tengan malla metálica. Como sustrato puede utilizarse turba o fibra de coco y es necesaria la colocación de una capa de drenaje inferior. 

Además, deberás colocar musgo u hojarasca por encima para que la humedad sea la adecuada. Incluye corcho, troncos, lianas y ramas, ya que no suelen estar en el suelo. También debes colocar plantas, naturales o artificiales, que les sirvan de refugio. Elige plantas como las bromelias, las dracaenas, ficus pumila o philodendron.

Asegúrate de proporcionar un recipiente con agua para su consumo y suministrar la alimentación adecuada.

Otro factor a considerar si tienes como mascota una iguana de casco es que la temperatura del terrario debe ser entre los 24 a los 26 grados en las zonas frías y entre 28 a 32 grados en las zonas más cálidas. En las noches, la temperatura no debe ser inferior a los 21 grados.

Como son animales de selvas tropicales, la humedad del terrario debe ser elevada y mantenerse entre 70 a 90% en su interior. Puedes pulverizar con agua 2 veces al día e incluso una vez por la noche.

Recuerda que son animales diarios y necesitan suficiente luz. Coloca tubos fluorescentes o bombillas que incluyan luz ultravioleta.  Si bien pueden adaptarse a las condiciones que prepares para ellos, no es recomendable que elijas esta mascota si eres un principiante.